Cuidado nepenthes

El género Nepenthes pertenece a la familia de las Nepenthaceae y agrupa unas 70 especies de epifitas perennes nativas de selvas tropicales de las Islas Filipinas, el norte de Australia, Malasia y Sri Lanka. Algunas especies son: Nepenthes ampullana, Nepenthes khasiana, Nepenthes alata, Nepenthes ventricosa, Nepenthes sanguinea.

Se conoce por el nombre vulgar de Nepentes.

Son plantas epífitas que viven sobre los árboles por lo que no pueden captar nutrientes, por ello se han transformado en carnívoras. Las Nepentes tienen unas estructuras en forma de botella que cuelgan de la planta mediante unos resistentes zarcillos. Segregan un líquido dulzón que atrae a los insectos, estos resbalan al interior y allí son digeridos por los jugos de la planta.

El cultivo es delicado. La Nepentes necesita una temperatura mínima de 18º-22 ºC y un ambiente húmedo. Durante los periodos de calor debe situarse a la sombra.

Situarla a la luz pero nunca al sol. Cuando la temperatura es elevada hay que rociarla amenudo. El suelo debe estar ligeramente húmedo. La tierra tiene que estar abonada y con una parte de turba. No debe trasplantarse ya que es muy delicada.

Tampoco hay que abonarla pues le basta con los insectos que captura. Si no los hubiera habrá que suministrarle hormigas y moscas.

Pero, ¿cómo se cuidan? Su mantenimiento no siempre es sencillo, por eso a continuación te ofrecemos una serie de consejos que esperamos te sean útiles para que puedas disfrutar de tu carnívora.

Las nepentáceas son originarias de selvas tropicales y húmedas del Viejo Mundo, en concreto de China, Indonesia, Malasia, Filipinas, Madagascar, Seychelles, Australia, Nueva Caledonia, India y Sri Lanka. El género al que pertenecen, Nepenthes, está formado por unas 116 especies, y se conocen como plantas jarro o copas de mono, el cual hace referencia al hecho de que los monos suelen acercarse a ellas para beber agua de sus trampas.

Se desarrollan como plantas trepadoras o bien postradas, con un sistema radicular que por lo general es superficial y que puede llegar a medir hasta 15 metros de largo. Las hojas son alternas, lanceoladas, de color verde y con un tamaño de hasta 30 centímetros de largo. De la punta de la hoja surge el zarcillo, que les sirve para trepar, y que es además de donde surge la trampa. Esta trampa contiene un fluido acuoso, que es donde los insectos caen tras haber sido atraídos por el olor que producen las glándulas de néctar de las Nepenthes. Una vez caen, mueren y sus cuerpos son digeridos.

A la hora de adquirir una, es interesante saber que se clasifican según su altitud:

Tierras bajas o Lowland: son aquellas que viven a bajas altitudes, hasta unos 1000 metros sobre el nivel del mar. El clima es cálido, con temperaturas estables, y la humedad es muy alta.

Tierras altas o Highland: son las que encontraremos a altitudes entre los 1000 y los 3000 metros. El clima es más fresco, sobretodo por la noche.

Tierras intermedias o Intermediate: en este grupo están los híbridos entre Nepenthes de tierras bajas y de tierras altas.

¿Para qué nos sirve saber esto? Básicamente, para poder cuidarlas mejor. Por ejemplo, una de tierra baja necesitará temperaturas altas y una humedad ambiental mucho mayor que una tierra baja por ejemplo. Además, si vivimos en una zona donde el clima es más bien fresco, nos será más fácil mantener una de tierra alta que no de tierra baja.

Ubicación

  • · Exterior: estas plantas no les gusta el sol directo. Viven bajo la sombra de los árboles, ya sea encima de ramas o en el suelo. bastante luz pero indirecta ósea filtrada.
  • · Interior: la habitación ha de ser luminosa, y una humedad relativamente alta, especialmente si se trata de una especie de tierras bajas.

La maceta a utilizar debe ser de plástico, con agujeros en la base por los que pueda salir el agua al regar.

Se deberán regar con agua destilada, de lluvia o de ósmosis, varias veces por semana, excepto en invierno que espaciaremos un poco los riegos. El sustrato ha de permanecer húmedo, pero no encharcado.

No es recomendable que tengan un plato debajo (excepto en verano), ya que podrían pudrirse las raíces.

Sustrato

Mezclar turba rubia sin abonar con perlita a partes iguales.

¿Se puede abonar?

No. Son plantas que se valen de sus trampas para conseguir los nutrientes que necesitan, y no aceptan ningún »alimento extra». El abono, aunque sea natural, les puede hacer mucho daño en las raíces las cuales no están preparadas para asimilarlo, provocando la muerte de la planta.

Multiplicación

Las Nepenthes se multiplican por semillas, las cuales se siembran en primavera o verano en una maceta de plástico con sustrato para plantas carnívoras, o bien con una mezcla de turba rubia y perlita a partes iguales.

No son plantas fáciles, a menos que vivas en un clima sin heladas, y con una humedad ambiental alta. Sin embargo, hay varias especies que sí soportan algunas heladas débiles hasta los -1ºC siempre que sean puntuales y de corta duración. Son las siguientes: