Plantas Carnívoras Santiago ( Chile )

Cuidado utricularias

Utricularia es un género de plantas carnívoras de la familia Lentibulariaceae con 215 especies, según los estudios más modernos.​ Que viven en agua dulce y en suelos húmedos en todos los continentes excepto la Antártida. Algunas plantas del género se cultivan por sus flores a las que se las compara con frecuencia con las de Antirrhinum y con las orquídeas.

Todas son carnívoras y capturan pequeños organismos por medio de trampas con vejigas de succión. En general las especies terrestres poseen trampas diminutas (entre 0,2 y 1,2 mm),​ y se alimentan de pequeñísimas presas como protozoos y rotíferos que flotan en suelos anegados. Sin embargo, en las especies acuáticas como U. vulgaris, las trampas miden más de 5 mm de diámetro y se pueden alimentar de presas más grandes, como Daphnia, nemátodos, larvas de mosquito y renacuajos. A pesar de su pequeño tamaño, las trampas son extremadamente complejas.

Son plantas muy especializadas, y los órganos vegetativos no están claramente separados en raíz, hoja y tallo como en la mayoría de las otras angiospermas.​ Sus trampas son consideradas entre las estructuras más complejas del reino vegetal.

Descripción

La mayoría de las especies yacen debajo de la superficie del sustrato. Las especies terrestres a veces producen unas pocas hojas fotosintéticas que generalmente se hallan postradas sobre el suelo, pero en todas las especies sólo los tallos florales se levantan sobre el sustrato y son conspicuos. Esto significa que las especies terrestres generalmente están a la vista sólo cuando florecen; mientras que las acuáticas son visibles bajo el agua.

Estructura vegetal

Muchas especies forman largos tallos, a veces ramificados, o estolones debajo de la superficie de su sustrato, si están sumergidos, o colgantes en la canopea de selva tropical. A esos estolones se agregan las trampas y las hojas fotosintéticas, que, en las especies terrestres, se presentan por encima del suelo.

El nombre genérico Utricularia deriva del latín utriculusfrasco de vino o botella de cuero. Los miembros acuáticos del género tienen las vejigas más grandes y obvias, que servían inicialmente para la flotación hasta evolucionar a elementos de captura carnívora.

Flores y reproducción

Las flores son la única parte de la planta definida. Usualmente están al final de tallos verticales, finos; varían de pocos milímetros a 6 cm o más y tienen dos pétalos con labios asimétricos, el inferior usualmente más grande que el superior. Pueden ser de diversos colores, similares en estructura a las flores de un género de carnívoras emparentadas: Pinguicula.

Las flores de especies acuáticas como U. vulgaris son comparadas con frecuencia a las diminutas flores amarillas de Antirrhinum, y la especie australiana U. dichotoma puede parecerse a una violeta. Las especies epifitas de Sudamérica, sin embargo, se consideran las más bonitas, por sus flores grandes; siendo comparables a las orquídeas.

Ciertas especies pueden producir flores cerradas, autopolinizadas (cleistógamas); pero la misma planta o la especie produce flores abiertas, polinizadas por insectos, al mismo tiempo o en diferentes momentos del año, y sin un patrón obvio. A veces, plantas individuales tienen ambos tipos de flor al mismo tiempo: las especies acuáticas como U. dimorphantha y U. geminiscapa, por ejemplo, usualmente tienen flores abiertas por encima del agua y una o más flores cerradas, autopolinizadas debajo del agua. Las semillas son numerosas y sumamente pequeñas, desde 0,2 a 1 mm .

Distribución y hábitat

Utricularia puede sobrevivir donde exista agua dulce al menos una parte del año: solo la Antártida y las islas oceánicas no tienen especies nativas. La mayor diversidad en especies del género se da en Sudamérica, siguiendo muy cerca Australia.​ En común con muchas especies carnívoras, crecen en suelo húmedo, pobres en minerales disueltos, donde su hábito carnívoro les da ventaj competitiva; las spp. terrestres de Utricularia pueden hallarse junto a otros géneros carnívoros como SarraceniaDrosera, y otras en áreas muy húmedas donde continuamente se mueve el agua, removiendo muchos minerales solubles del suelo.

Cerca del 80% de sus especies son terrestre y la mayoría habita charcas o suelos húmedos, donde sus pequeñas trampas foliares pueden estar permanentemente expuestas al agua del sustrato. Frecuentemente se encuentran en humedales donde la napa está cerca de la superficie. Muchas de las especies terrestres son tropicales, aunque están en todos lados.

El 15 % aproximadamente son acuáticas. Suelen directamente flotar sobre la superficie de pantanos, y otras aguas tranquilas, barrosas, y solo protruden arriba del agua al florecer, aunque unas pocas especies se adaptan a arroyos rápidos y aún caídas de agua. Se las halla usualmente en aguas ácidas, pero son bien capaces de crecer en alcalinas, y en ambas situaciones ejercen alto grado de competencia con otras especies. El U. vulgaris es una acuática, y crece con muchas ramas con tallos individuales de más de 3 m de largo en charcas y diques en Eurasia.

Algunas especies tropicales sudamericanas son epifitas, pueden crecer en musgos húmedos y en cortezas esponjosas de árboles en selvas pluviosas, o aún en las rosetas foliosas de otras epifitas como varias Tillandsia (un tipo de Bromeliaceae, o "planta del aire"). Epifitas en rosetas como U. nelumbifolia pone zarcillos y busca cercanas bromelias para colonizar.

Está muy adaptada a sobrevivir ante condiciones estacionales de inclemencia, con sus estructuras y hábitos de nutrición. Estas plantas perennes requieren un periodo invernal de reposo para no quedar debilitadas en el periodo vegetativo siguiente; sin embargo, las especies tropicales y templadas cálidas, no requieren dormancia. Las especies flotantes, en zonas templadas frías como RU y Siberia, pueden producir brotes invernales en las extremidades de sus tallos llamados turiones. Al bajar la temperatura, la planta detiene su crecimiento quedando paralizada o muerta por el frío, entonces los turiones se separan y descienden al fondo de la charca, quedando bajo la capa de hielo hasta la primavera, momento en el que retornan a la superficie y vuelven a crecer. Muchas especies australianas solo crecen durante la estación húmeda, reduciendo sus tubérculos a solo 1 cm de largo, para esperar la estación seca. Otras son anuales, reproduciéndose por semilla cada año.

Mecanismos de atrape

El mecanismo de atrape de estas plantas es puramente mecánico; no requiere ninguna reacción de la planta (irritabilidad) por la presencia de la presa, a diferencia de los mecanismos de disparo de DionaeaAldrovanda, y muchas Drosera. El único mecanismo activo es el constante bombeo de agua a través de las paredes de la vejiga por transporte activo.​ A medida que el agua es bombeada fuera, las paredes de la vejiga son succionadas hacia el interior por el vacío creado y cualquier material disuelto dentro de ella se volverá más concentrado. Al curvarse los lados de la vejiga hacia el interior, la energía potencial queda almacenada como en un resorte y cuando no queda más agua que bombear, la trampa de vejiga está totalmente plegada (técnicamente, es la presión osmótica no la presión física el factor limitante).

Varias protuberancias de largas cerdas rígidas se extienden hacia el exterior desde el fondo de la trampa, aunque a veces se les denomina pelos sensitivos o antenas no tienen ninguna similitud con los de Dionaea y Aldrovanda. De hecho, estas cerdas son simplemente palancas. 
La fuerza de succión que ejerce la vejiga plegada sobre la abertura es detenida por la adherencia del fondo flexible contra el velo (utrículo). El equilibrio depende literalmente de una de estas cerdas palanca, ya que al más mínimo contacto con una de ellas el utrículo se deforma lo suficiente como para crear una pequeña brecha y romper el sellado. Una vez roto, las paredes de la vejiga se dilatan entonces la presa es succionada con el agua circundante. Una vez que la vejiga está llena de agua la puerta se cierra nuevamente; todo el proceso dura sólo de 10 a 15 milésimas de segundo.​ 

La presa es disuelta por las secreciones digestivas, proceso que suele durar unas horas, aunque algunos protozoos parecen ser altamente resistentes y se ha comprobado que pueden vivir varios días dentro de la trampa. Durante todo el tiempo, las paredes de la trampa siguen bombeando agua, y la vejiga puede estar lista para la captura siguiente en tan solo 15 o 30 minutos.

TIPOS DE UTRICULARIAS

Existen especies acuáticas, terrestres y hasta epífitas.

- Especies acuáticas:

Utricularia australis
Utricularia gibba
Utricularia vulgaris
Etc.


Crecen en ríos, charcas o lagos, normalmente en aguas tranquilas.

Las especies acuáticas resistentes al frío pasan el invierno en el fondo de la charca en forma de turiones. Al aumentar las temperaturas en primavera vuelven a brotar y suben a la superficie.

Se pueden cultivar en acuarios o estanques al exterior.

El valor de acidez del agua debe ser ligeramente superior a pH 6.

Las especies acuáticas se utilizan en estanques y ríos para controlar larvas de mosquitos y otros insectos, ayudando en los países subdesarrollados a luchar contra enfermedades como la malaria.

Las acuáticas deben cultivarse en agua con un ph de 5 a 6,5.

Las especies semi-acuáticas viven en terrenos encharcados parcialmente inundados.

Las especies semi-acuáticas se cultivan en terrarios de forma que estén medio inundadas (se hace un molde en la turba, creando una pequeña charca).

- Especies terrestres:

Utricularia fulva
Utricularia livida
Utricularia sandersonii
Utricularia subulata
Etc.


Crecen sobre terrenos húmedos o encharcados o entre el musgo sobre rocas o piedras.

Algunas especies tienen pequeños bulbos para sobrevivir a sequías.

Se cultivan bien en terrarios, sin mezclar varias especies.

Se cultivan en un substrato compuesto por 70% turba rubia pura y 30% arena de cuarzo, añadiendo un poco de perlita.

No añadir musgo de esfagnos, ya que puede tapar las pequeñas hojas de las plantas.

Mucha luz indirecta y directa de vez en cuando, humedad por encima de 50% y temperaturas entre 25 y 30ºC en verano y entre 15 y 20ºC en invierno.

- Especies epífitas:

Utricularia alpina
Utricularia humboldtii
Utricularia longifolia
Utricularia quelchii
Utricularia reniformes
Etc.


Crecen sobre otras plantas sin dañar a éstas, en clima tropical.

Estas especies tienen hojas y flores bastante grandes, estas últimas se parecen a las de las orquídeas.

Son más difíciles de cultivar.

Se cultivan sobre musgo de esfagnos vivo, en cestas para flores o en terrarios.

Necesitan una humedad constantemente muy alta (por encima de 75%), abundante luz indirecta y temperaturas constantes entre 25 y 30ºC.

Rociar estas plantas siempre que sea posible.

Cultivo en terrarios cerrados o invernaderos con una alta humedad ambiental.

Las especies terrestres y epifitas necesitan mucha humedad, sustrato empapado sobre todo en verano.

Multiplicación:

- Por división de mata:

Coger una maceta colonizada y divide la colonia en dos o más partes.

Plantar por separado y pronto cada una de las medias colonias puestas en macetas independientes colonizará el resto y se podrá repetir el proceso.

- Por semillas:

Podemos hacer vibrar la flor para intentar que el polen llegue hasta el estigma.

Si las flores se polinizan en 4 a 8 semanas las semillas estarán maduras.

Estratificaremos las semillas antes de germinarlas en frío.

Es complicado hacerlas germinar, pero si todo va bien, de 2 a 4 meses germinarán.

¡Oye! Búsqueda de productos aquí
×